Introducción a la gestión del rendimiento de los activos (APM)

¿Qué vas a encontrar en este artículo?

1. ¿Cuáles son los componentes claves de un sistema APM?

2. ¿Por qué implementar la gestión del rendimiento de los activos (APM)?

3. Conclusiones

La gestión del rendimiento de los activos o APM por sus siglas en inglés es un proceso sistemático para lograr un rendimiento óptimo de los activos físicos a lo largo de su ciclo de vida. La APM proporciona a las organizaciones visibilidad y control sobre las operaciones y el mantenimiento de sus activos. El objetivo de la APM es reducir los gastos de explotación, manteniendo o mejorando la salud, la fiabilidad y la seguridad de los activos

La gestión del rendimiento de los activos abarca todo el ciclo de vida de un activo, desde el diseño y la puesta en marcha hasta el desmantelamiento, pasando por las operaciones y el mantenimiento. Al gestionar los activos a lo largo de su ciclo de vida, las organizaciones pueden ampliar la vida útil de sus activos, reducir el tiempo de inactividad y mejorar la seguridad. Además, la APM puede ayudar a evitar que los problemas menores se conviertan en problemas mayores que conduzcan a tiempos de inactividad no planificados y a costosas reparaciones. 

¿Cuáles son los componentes claves de un sistema APM?

Existen cuatro componentes clave de un sistema APM eficaz.

1. Estrategia de activos

La estrategia de activos proporciona la hoja de ruta sobre cómo una organización gestionará sus activos a lo largo del tiempo. Incluye decisiones sobre qué activos adquirir, cómo mantenerlos y cuándo sustituirlos.

En este punto se puede incluir el plan de mantenimiento y el presupuesto desarrollados antes de iniciar el año.

2. Gestión de datos

Los datos precisos y actualizados son esenciales para tomar decisiones informadas sobre el rendimiento de los activos. Los sistemas de gestión de datos deben ser capaces de rastrear la información de los activos, cómo la ubicación, el estado y el historial de mantenimiento.

La monitorización del estado es un enfoque proactivo de la gestión de activos que implica la evaluación periódica del estado de un activo para identificar posibles problemas antes de que se produzcan. El mantenimiento predictivo es una técnica relacionada que utiliza los datos recogidos en la monitorización del estado para desarrollar modelos que puedan predecir cuándo es probable que un activo falle.

3. Supervisión del rendimiento

Los sistemas de supervisión del rendimiento permiten a las organizaciones hacer un seguimiento de los indicadores clave de rendimiento (KPIs) asociados a sus activos. Los KPIs pueden incluir indicadores como el tiempo de funcionamiento, los incidentes de seguridad y los costes de reparación.

Parte de la supervisión del rendimiento incluye la gestión del rendimiento operativo, la cual se refiere al proceso de evaluación del rendimiento de un activo con respecto a puntos de referencia predeterminados, con el fin de identificar las áreas en las que se pueden realizar mejoras. Como parte de este proceso se suele llevar a cabo un análisis de la causa raíz de los fallos que se hayan presentado, el cual consiste en identificar y abordar las causas subyacentes del mal rendimiento, en lugar de limitarse a tratar los síntomas.

4. Análisis e informes

El análisis de datos puede proporcionar información sobre tendencias y patrones que pueden ayudar a mejorar el rendimiento de los activos. Los sistemas de información proporcionan visibilidad del rendimiento de los activos a los responsables de la toma de decisiones en todos los niveles de la organización.

Un sistema APM eficaz incorporará estos cuatro componentes para optimizar el rendimiento de los activos y alcanzar los objetivos de la organización.

¿Por qué implementar la gestión del rendimiento de los activos (APM)?

Las organizaciones de hoy en día se enfrentan a muchos retos en el mantenimiento de sus activos. Para seguir siendo competitivas, es esencial mantener los costes bajos y, al mismo tiempo, garantizar que los activos sean capaces de cumplir los objetivos de rendimiento. Esto puede ser un acto de equilibrio difícil, pero la implementación de un sistema de gestión del rendimiento de los activos (APM) puede ayudar.

Un sistema APM ayuda a las organizaciones a optimizar el rendimiento de los activos proporcionando información basada en datos. Esta información puede utilizarse para tomar decisiones informadas sobre cuándo y cómo mantener o sustituir los activos. Además, los sistemas APM pueden ayudar a identificar problemas potenciales antes de que causen problemas mayores. Al abordar estos problemas de forma proactiva, las organizaciones pueden evitar costosos tiempos de inactividad e interrupciones.

En general, implementar un sistema de gestión del rendimiento de los activos ofrece muchas ventajas. Veamos algunos de los beneficios más notables en detalle.

Aumento de la eficiencia del proceso productivo

Al optimizar el rendimiento de los activos, las organizaciones pueden aumentar la eficiencia y la productividad al tiempo que reducen los residuos.

Por ejemplo, una organización que fabrica piezas de automóviles puede beneficiarse de un sistema APM al reducir la cantidad de desechos producidos en el proceso de fabricación. El sistema APM puede ayudar a identificar problemas en el proceso de producción y ayudar a corregirlos antes de que se produzcan demasiados residuos. Esto puede conducir a un proceso de fabricación más eficiente y productivo y, en última instancia, a un menor coste de las piezas producidas.

Mejora de la seguridad y salud laboral

Al identificar los peligros potenciales y abordarlos antes de que se conviertan en un problema, las organizaciones pueden mejorar la seguridad y salud tanto de sus empleados como del público en general.

En la actualidad, muchas organizaciones de transporte utilizan sistemas APM para mejorar la seguridad. Por ejemplo, el puerto de Newcastle (Australia) utiliza un sistema APM para gestionar su terminal de contenedores. El sistema ayuda a identificar los peligros potenciales y a abordarlos antes de que se conviertan en un problema. Esto ayuda a mantener la seguridad del puerto tanto para los empleados como para el público en general.

Reducción de costes

Al prolongar la vida útil de los activos y distanciar el mantenimiento preventivo en base a los datos ofrecidos por el sistema APM, las organizaciones pueden ahorrar dinero en costes de sustitución, así como en tiempos de inactividad no planificados.

Por ejemplo, una empresa manufacturera puede reducir su presupuesto anual de mantenimiento en aproximadamente 250.000 dólares utilizando un sistema APM para supervisar y predecir las necesidades de mantenimiento de su línea de producción.

Mejora de la sostenibilidad

Al reducir el consumo de energía y los residuos, la APM puede ayudar a las organizaciones a cumplir sus objetivos de sostenibilidad.

Por ejemplo, una empresa del sector energético mejoró su sostenibilidad luego de implantar un sistema APM ya que pudo reducir el consumo de energía en un 20% al mismo tiempo que aumentó el tiempo de funcionamiento de los equipos en un 10%. Como resultado, la empresa redujo notablemente su huella de carbono por consumo energético y pudo ahorrar 2 millones de dólares anuales aproximadamente.

Para obtener estos beneficios, las organizaciones deben tener visibilidad sobre el rendimiento de sus activos. Para ello es necesario recopilar datos de diversas fuentes, como sensores, sistemas SCADA, órdenes de trabajo e historial de activos. A continuación, los datos deben ser procesados y analizados para identificar tendencias y patrones. Por último, los resultados del análisis deben utilizarse para mejorar el rendimiento de los activos.

Dicho esto, la APM puede mejorarse utilizando un sistema de CMMS/ GMAO, que puede ayudar a optimizar el rendimiento mediante el seguimiento y la gestión de las solicitudes de trabajo, las tareas de mantenimiento preventivo y otra información relacionada. De este modo, puedes evitar fallos en los equipos, tiempos de inactividad y otros problemas que pueden afectar negativamente a tu negocio.

Mientras que un sistema APM puede ayudar a mejorar el rendimiento, un software de gestión de mantenimiento puede dar un paso más allá al proporcionar características y capacidades adicionales. Por ejemplo, un sistema GMAO puede realizar el seguimiento y la gestión de los niveles de inventario, para que puedas asegurarte de tener a mano las piezas de repuesto adecuadas cuando las necesites. Un sistema GMAO también puede realizar el seguimiento y la gestión de las solicitudes de órdenes de trabajo, programar las tareas de mantenimiento preventivo y proporcionar otras capacidades que pueden mejorar aún más el rendimiento. En resumen, un sistema GMAO puede ayudarte a optimizar tu negocio mejorando el rendimiento y evitando problemas que pueden afectar a tu cuenta de resultados.

Nueva llamada a la acción

Conclusiones

La gestión del rendimiento de los activos es un proceso sistemático para lograr un rendimiento óptimo de los activos físicos a lo largo de su ciclo de vida. La APM proporciona a las organizaciones visibilidad y control sobre las operaciones y el mantenimiento de sus activos. El objetivo de la APM es reducir los gastos de explotación, manteniendo o mejorando la salud, la fiabilidad y la seguridad de los activos.

Una forma de pensar en la gestión del rendimiento de los activos es como un puente entre el software de gestión de mantenimiento CMMS/GMAO y el Mantenimiento Inteligente. Los sistemas de APM utilizan los datos recogidos por los sistemas CMMS/GMAO para identificar patrones en el rendimiento de los activos y luego recomendar acciones para mejorar el rendimiento. Estas acciones pueden incluir tareas de mantenimiento preventivo, modificaciones en los procedimientos operativos o incluso la sustitución del activo.

El Mantenimiento Inteligente va un paso más allá al utilizar la inteligencia artificial (IA) y el aprendizaje automático o "machine learning" para analizar los datos de los CMMS/GMAOs como Fracttal One , con el fin de predecir y prevenir fallos. Aplicando el Mantenimiento Inteligente, las organizaciones pueden lograr un rendimiento óptimo de sus activos físicos a lo largo de su ciclo de vida.

¿Aún no has descubierto todos los beneficios de nuestra Plataforma de Mantenimiento Inteligente?

arrow_back

Introducción a la gestión del rendimiento de los activos (APM)

¿Qué vas a encontrar en este artículo?

1. ¿Cuáles son los componentes claves de un sistema APM?

2. ¿Por qué implementar la gestión del rendimiento de los activos (APM)?

3. Conclusiones

La gestión del rendimiento de los activos o APM por sus siglas en inglés es un proceso sistemático para lograr un rendimiento óptimo de los activos físicos a lo largo de su ciclo de vida. La APM proporciona a las organizaciones visibilidad y control sobre las operaciones y el mantenimiento de sus activos. El objetivo de la APM es reducir los gastos de explotación, manteniendo o mejorando la salud, la fiabilidad y la seguridad de los activos

La gestión del rendimiento de los activos abarca todo el ciclo de vida de un activo, desde el diseño y la puesta en marcha hasta el desmantelamiento, pasando por las operaciones y el mantenimiento. Al gestionar los activos a lo largo de su ciclo de vida, las organizaciones pueden ampliar la vida útil de sus activos, reducir el tiempo de inactividad y mejorar la seguridad. Además, la APM puede ayudar a evitar que los problemas menores se conviertan en problemas mayores que conduzcan a tiempos de inactividad no planificados y a costosas reparaciones. 

¿Cuáles son los componentes claves de un sistema APM?

Existen cuatro componentes clave de un sistema APM eficaz.

1. Estrategia de activos

La estrategia de activos proporciona la hoja de ruta sobre cómo una organización gestionará sus activos a lo largo del tiempo. Incluye decisiones sobre qué activos adquirir, cómo mantenerlos y cuándo sustituirlos.

En este punto se puede incluir el plan de mantenimiento y el presupuesto desarrollados antes de iniciar el año.

2. Gestión de datos

Los datos precisos y actualizados son esenciales para tomar decisiones informadas sobre el rendimiento de los activos. Los sistemas de gestión de datos deben ser capaces de rastrear la información de los activos, cómo la ubicación, el estado y el historial de mantenimiento.

La monitorización del estado es un enfoque proactivo de la gestión de activos que implica la evaluación periódica del estado de un activo para identificar posibles problemas antes de que se produzcan. El mantenimiento predictivo es una técnica relacionada que utiliza los datos recogidos en la monitorización del estado para desarrollar modelos que puedan predecir cuándo es probable que un activo falle.

3. Supervisión del rendimiento

Los sistemas de supervisión del rendimiento permiten a las organizaciones hacer un seguimiento de los indicadores clave de rendimiento (KPIs) asociados a sus activos. Los KPIs pueden incluir indicadores como el tiempo de funcionamiento, los incidentes de seguridad y los costes de reparación.

Parte de la supervisión del rendimiento incluye la gestión del rendimiento operativo, la cual se refiere al proceso de evaluación del rendimiento de un activo con respecto a puntos de referencia predeterminados, con el fin de identificar las áreas en las que se pueden realizar mejoras. Como parte de este proceso se suele llevar a cabo un análisis de la causa raíz de los fallos que se hayan presentado, el cual consiste en identificar y abordar las causas subyacentes del mal rendimiento, en lugar de limitarse a tratar los síntomas.

4. Análisis e informes

El análisis de datos puede proporcionar información sobre tendencias y patrones que pueden ayudar a mejorar el rendimiento de los activos. Los sistemas de información proporcionan visibilidad del rendimiento de los activos a los responsables de la toma de decisiones en todos los niveles de la organización.

Un sistema APM eficaz incorporará estos cuatro componentes para optimizar el rendimiento de los activos y alcanzar los objetivos de la organización.

¿Por qué implementar la gestión del rendimiento de los activos (APM)?

Las organizaciones de hoy en día se enfrentan a muchos retos en el mantenimiento de sus activos. Para seguir siendo competitivas, es esencial mantener los costes bajos y, al mismo tiempo, garantizar que los activos sean capaces de cumplir los objetivos de rendimiento. Esto puede ser un acto de equilibrio difícil, pero la implementación de un sistema de gestión del rendimiento de los activos (APM) puede ayudar.

Un sistema APM ayuda a las organizaciones a optimizar el rendimiento de los activos proporcionando información basada en datos. Esta información puede utilizarse para tomar decisiones informadas sobre cuándo y cómo mantener o sustituir los activos. Además, los sistemas APM pueden ayudar a identificar problemas potenciales antes de que causen problemas mayores. Al abordar estos problemas de forma proactiva, las organizaciones pueden evitar costosos tiempos de inactividad e interrupciones.

En general, implementar un sistema de gestión del rendimiento de los activos ofrece muchas ventajas. Veamos algunos de los beneficios más notables en detalle.

Aumento de la eficiencia del proceso productivo

Al optimizar el rendimiento de los activos, las organizaciones pueden aumentar la eficiencia y la productividad al tiempo que reducen los residuos.

Por ejemplo, una organización que fabrica piezas de automóviles puede beneficiarse de un sistema APM al reducir la cantidad de desechos producidos en el proceso de fabricación. El sistema APM puede ayudar a identificar problemas en el proceso de producción y ayudar a corregirlos antes de que se produzcan demasiados residuos. Esto puede conducir a un proceso de fabricación más eficiente y productivo y, en última instancia, a un menor coste de las piezas producidas.

Mejora de la seguridad y salud laboral

Al identificar los peligros potenciales y abordarlos antes de que se conviertan en un problema, las organizaciones pueden mejorar la seguridad y salud tanto de sus empleados como del público en general.

En la actualidad, muchas organizaciones de transporte utilizan sistemas APM para mejorar la seguridad. Por ejemplo, el puerto de Newcastle (Australia) utiliza un sistema APM para gestionar su terminal de contenedores. El sistema ayuda a identificar los peligros potenciales y a abordarlos antes de que se conviertan en un problema. Esto ayuda a mantener la seguridad del puerto tanto para los empleados como para el público en general.

Reducción de costes

Al prolongar la vida útil de los activos y distanciar el mantenimiento preventivo en base a los datos ofrecidos por el sistema APM, las organizaciones pueden ahorrar dinero en costes de sustitución, así como en tiempos de inactividad no planificados.

Por ejemplo, una empresa manufacturera puede reducir su presupuesto anual de mantenimiento en aproximadamente 250.000 dólares utilizando un sistema APM para supervisar y predecir las necesidades de mantenimiento de su línea de producción.

Mejora de la sostenibilidad

Al reducir el consumo de energía y los residuos, la APM puede ayudar a las organizaciones a cumplir sus objetivos de sostenibilidad.

Por ejemplo, una empresa del sector energético mejoró su sostenibilidad luego de implantar un sistema APM ya que pudo reducir el consumo de energía en un 20% al mismo tiempo que aumentó el tiempo de funcionamiento de los equipos en un 10%. Como resultado, la empresa redujo notablemente su huella de carbono por consumo energético y pudo ahorrar 2 millones de dólares anuales aproximadamente.

Para obtener estos beneficios, las organizaciones deben tener visibilidad sobre el rendimiento de sus activos. Para ello es necesario recopilar datos de diversas fuentes, como sensores, sistemas SCADA, órdenes de trabajo e historial de activos. A continuación, los datos deben ser procesados y analizados para identificar tendencias y patrones. Por último, los resultados del análisis deben utilizarse para mejorar el rendimiento de los activos.

Dicho esto, la APM puede mejorarse utilizando un sistema de CMMS/ GMAO, que puede ayudar a optimizar el rendimiento mediante el seguimiento y la gestión de las solicitudes de trabajo, las tareas de mantenimiento preventivo y otra información relacionada. De este modo, puedes evitar fallos en los equipos, tiempos de inactividad y otros problemas que pueden afectar negativamente a tu negocio.

Mientras que un sistema APM puede ayudar a mejorar el rendimiento, un software de gestión de mantenimiento puede dar un paso más allá al proporcionar características y capacidades adicionales. Por ejemplo, un sistema GMAO puede realizar el seguimiento y la gestión de los niveles de inventario, para que puedas asegurarte de tener a mano las piezas de repuesto adecuadas cuando las necesites. Un sistema GMAO también puede realizar el seguimiento y la gestión de las solicitudes de órdenes de trabajo, programar las tareas de mantenimiento preventivo y proporcionar otras capacidades que pueden mejorar aún más el rendimiento. En resumen, un sistema GMAO puede ayudarte a optimizar tu negocio mejorando el rendimiento y evitando problemas que pueden afectar a tu cuenta de resultados.

Nueva llamada a la acción

Conclusiones

La gestión del rendimiento de los activos es un proceso sistemático para lograr un rendimiento óptimo de los activos físicos a lo largo de su ciclo de vida. La APM proporciona a las organizaciones visibilidad y control sobre las operaciones y el mantenimiento de sus activos. El objetivo de la APM es reducir los gastos de explotación, manteniendo o mejorando la salud, la fiabilidad y la seguridad de los activos.

Una forma de pensar en la gestión del rendimiento de los activos es como un puente entre el software de gestión de mantenimiento CMMS/GMAO y el Mantenimiento Inteligente. Los sistemas de APM utilizan los datos recogidos por los sistemas CMMS/GMAO para identificar patrones en el rendimiento de los activos y luego recomendar acciones para mejorar el rendimiento. Estas acciones pueden incluir tareas de mantenimiento preventivo, modificaciones en los procedimientos operativos o incluso la sustitución del activo.

El Mantenimiento Inteligente va un paso más allá al utilizar la inteligencia artificial (IA) y el aprendizaje automático o "machine learning" para analizar los datos de los CMMS/GMAOs como Fracttal One , con el fin de predecir y prevenir fallos. Aplicando el Mantenimiento Inteligente, las organizaciones pueden lograr un rendimiento óptimo de sus activos físicos a lo largo de su ciclo de vida.

¿Aún no has descubierto todos los beneficios de nuestra Plataforma de Mantenimiento Inteligente?