GUÍA TÉCNICA

Gestión de activos: más allá de la gestión de mantenimiento

La gestión de activos es un elemento fundamental para el éxito de cualquier empresa. Implica la planificación estratégica, la adquisición, el mantenimiento y la eliminación de todo tipo de activos.

GUÍA TÉCNICA

Gestión de activos: más allá de la gestión de mantenimiento

La gestión de activos es un elemento fundamental para el éxito de cualquier empresa. Implica la planificación estratégica, la adquisición, el mantenimiento y la eliminación de todo tipo de activos.

¿Gestión de activos o gestión de mantenimiento?

Es importante empezar por resaltar que, aunque existe una estrecha relación entre la gestión de activos y la gestión de mantenimiento, estos conceptos no son lo mismo.

Lamentablemente, como lo describe Ron Moore, Socio Administrativo de The RM Group, Inc. en un artículo publicado por reliabilityweb.com, muchas estrategias de gestión de activos «parecen ser estrategias de gestión del mantenimiento “rebautizadas” como estrategias de gestión de activos con la aparente intención de volverlas más relevantes a los ojos de los ejecutivos corporativos».

Dicho de manera simple, el potencial de la gestión de activos no está siendo explotado realmente.

Para aprovechar por completo el potencial de la gestión de activos es importante tener clara la definición de dicho concepto y cómo difiere de la gestión de mantenimiento.

La gestión de mantenimiento se puede definir de manera simple y resumida como la planificación de actividades de mantenimiento periódicas que ayudarán a prolongar la vida útil de sus activos y garantizar que funcionen de forma óptima en todo momento. Sus tareas incluyen inspección de los equipos en busca de desgaste, la limpieza de la maquinaria, lubricación de piezas, sustitución de componentes desgastados, entre otras.

Dicho esto, veamos a fondo lo que involucra una estrategia de gestión de activos.

¿Qué es la gestión de activos?

Una definición clara de la gestión de activos es la proporcionada por la norma ISO 55000, la cual es la norma internacional que «provee los aspectos generales para la gestión de activos y sistemas de gestión de activos».

Esta norma define la gestión de activos como «la actividad coordinada de una organización para obtener valor de sus activos», donde:

  1. Un activo es un objeto, cosa o entidad que tiene valor potencial o real para una organización.
  2. La obtención del valor implica normalmente un equilibrio entre costes, riesgos, oportunidades y beneficios de rendimiento.
  3. El término «actividad» tiene un significado amplio y puede incluir, por ejemplo, el enfoque, la planificación, los planes y su ejecución. 

En otras palabras, la gestión de activos va más allá de hacer lo necesario para mantenerlos funcionando adecuadamente. Como lo indica Moore en su artículo, el mantenimiento es sólo un elemento de la gestión de activos.

Claramente, se refiere a una gestión holística que se vale de los activos para entregar valor y alcanzar los objetivos principales de la organización.

Con esto en mente, queda claro que se trata de un enfoque sistemático para gestionar activos físicos, virtuales e incluso humanos con el fin de maximizar su valor a lo largo del tiempo. Este enfoque implica comprender cómo se utilizan estos activos, quién los utiliza y cuándo es necesario sustituirlos o actualizarlos. Por otro lado, la gestión de activos también implica el seguimiento del rendimiento operativo de cada activo a lo largo del tiempo con el fin de identificar áreas de mejora.

Principales beneficios de la gestión de activos

De acuerdo con la cláusula 2.2 de la norma ISO 55000, los beneficios de la gestión de activos son los siguientes:

  • Rendimiento financiero mejorado
  • Decisiones informadas de inversión en activos
  • Riesgos mejor gestionados
  • Servicios y productos finales mejorados
  • Responsabilidad social
  • Cumplimiento con las normativas
  • Mejor reputación empresarial
  • Sostenibilidad organizacional mejorada
  • Mayor eficiencia y efectividad.

Sin embargo, a esta lista de beneficios podemos agregar algunos detalles. Por ejemplo, es importante tener en cuenta que históricamente la gestión de activos ha sido enfocada en el ahorro de dinero, como resultado de la reducción de costos de operación y mantenimiento, en conjunto con la mejora de la producción al aumentar la confiabilidad y la disponibilidad.

Pero esto último está más relacionado con la gestión de mantenimiento, que es sólo un elemento de la gestión de activos como ya lo mencionamos.

Por otro lado, la gestión de activos ofrece a las organizaciones la posibilidad de:

  • Gestionar de manera efectiva el valor entregado, los riesgos y la responsabilidad mediante una gobernanza mejorada, un mejor entendimiento y control de tus activos, lo que puede resultar en una mayor confianza por parte de tus clientes y auditores, así como de las primas de seguro menores;
  • Aumentar los niveles de seguridad personal y del proceso al reducir los riesgos de lesiones y/o eventos catastróficos;
  • Utilizar sus activos para mejorar su reputación y la percepción del público con respecto a la organización. Por ejemplo, en el sector de la hostelería, un diseño mejorado deriva en una mayor comodidad de los clientes, lo que a su vez resulta en una mayor cantidad de visitas y mayor rentabilidad;
  • Estandarizar y simplificar las plantas y los equipos instalados en ellas, lo que es vital para las grandes organizaciones para reducir los costos asociados con repuestos y otros suministros, así como los asociados con el entrenamiento y soporte del personal;
  • Entender mejor el rendimiento de sus activos gracias a la mejora de los datos recolectados y el análisis de dichos datos;
  • Gestionar mejor los servicios subcontratados a terceros;
  • Mejorar la asignación de presupuestos operacionales de manera efectiva en las diferentes unidades y divisiones de la organización. Esto se logra al facilitar una gestión cuantitativa, en base a evidencia objetiva, obtenida de los datos y el análisis de los mismos;
  • Asegurar la entrega de valor en lineamiento con los niveles de rendimiento y servicios acordados, el retorno de inversión (ROI) y/o retorno sobre los activos netos (RONA), el perfil del riesgo residual requerido; y la cuenta de ganancias, pérdidas y/o flujo de caja establecidos.
  • Mayor eficiencia y efectividad.

El mantenimiento predictivo como pieza clave de la gestión de activos

El mantenimiento predictivo es una herramienta importante para la gestión de activos. Permite a las organizaciones identificar y analizar los problemas potenciales de sus activos antes de que se conviertan en problemas graves.

Este tipo de mantenimiento utiliza diversas fuentes de datos, como el rendimiento histórico de los activos, los cambios ambientales y las nuevas tecnologías, para elaborar predicciones sobre el rendimiento futuro.

El mantenimiento predictivo puede ayudar a reducir el número de paradas no programadas, mejorar la eficiencia y reducir los costes asociados a reparaciones o sustituciones. Utilizando el análisis predictivo, las empresas pueden optimizar el coste del ciclo de vida de sus activos, mejorar la fiabilidad y prolongar la vida útil de los equipos.

Además, el enfoque predictivo ayuda a las organizaciones a comprender mejor cómo interactúan los componentes para formar un sistema fiable. Esto, a su vez, les permite detectar rápidamente pequeños cambios en las condiciones que podrían provocar un fallo, de modo que se puedan tomar medidas correctivas proactivas antes de que provoquen costosos tiempos de inactividad 

Finalmente, al usar la información obtenida por el análisis predictivo, las organizaciones pueden mejorar su toma de decisiones con respecto a futuras inversiones en nuevos equipos o tecnologías.

Gestión de activos con Fracttal

En este punto ya debes tener claro que este tipo de gestión requiere la integración de una serie de elementos que van desde los recursos humanos hasta las tecnologías más modernas e innovadoras para lograr los objetivos establecidos por tu organización.

Efectivamente, Fracttal pone a tu disposición el aspecto tecnológico y de innovación con el cual gestionar tus activos de manera eficiente será mucho más sencillo.

Entre otras cosas, el software de mantenimiento Fracttal One te permite integrar tu planificación (tareas pendientes) y tú ejecución (OTs) en una vista Kanban que agiliza tus operaciones con la posibilidad, además, de planificar todo en una vista de calendario o agenda.

Además te permite gestionar tus activos utilizando una visualización del plano de tu planta, mapa del sitio, imágenes o esquemas. Puedes gestionar diferentes tipos de activos, recursos humanos e instalaciones, organizándose de forma jerárquica en forma de árbol, lo que facilita ver cómo se relacionan las actividades asociadas con cada uno de ellos.

Podrás también implementar una gestión e identificación de activos con códigos QR y NFC que se generan automáticamente para luego imprimirlos y pegarlos sobre el activo correspondiente.

Para ir más allá de una simple gestión de mantenimiento, la gestión de activos con Fracttal One te permite una gestión documental para mantener un mayor control sobre el vencimiento de documentos y licencias, lo que garantiza que te mantengas en cumplimiento con las normativas correspondientes y así evitar la pérdida de estatus o reconocimiento de tu organización.

Pero la gestión de activos con Fracttal no termina allí. Descubre ahora todo lo que la Plataforma de Mantenimiento Inteligente de Fracttal puede ofrecerte para garantizar una gestión de activos eficiente.

¿Gestión de activos o gestión de mantenimiento?

Es importante empezar por resaltar que, aunque existe una estrecha relación entre la gestión de activos y la gestión de mantenimiento, estos conceptos no son lo mismo.

Lamentablemente, como lo describe Ron Moore, Socio Administrativo de The RM Group, Inc. en un artículo publicado por reliabilityweb.com, muchas estrategias de gestión de activos «parecen ser estrategias de gestión del mantenimiento “rebautizadas” como estrategias de gestión de activos con la aparente intención de volverlas más relevantes a los ojos de los ejecutivos corporativos».

Dicho de manera simple, el potencial de la gestión de activos no está siendo explotado realmente.

Para aprovechar por completo el potencial de la gestión de activos es importante tener clara la definición de dicho concepto y cómo difiere de la gestión de mantenimiento.

La gestión de mantenimiento se puede definir de manera simple y resumida como la planificación de actividades de mantenimiento periódicas que ayudarán a prolongar la vida útil de sus activos y garantizar que funcionen de forma óptima en todo momento. Sus tareas incluyen inspección de los equipos en busca de desgaste, la limpieza de la maquinaria, lubricación de piezas, sustitución de componentes desgastados, entre otras.

Dicho esto, veamos a fondo lo que involucra una estrategia de gestión de activos.

¿Qué es la gestión de activos?

Una definición clara de la gestión de activos es la proporcionada por la norma ISO 55000, la cual es la norma internacional que «provee los aspectos generales para la gestión de activos y sistemas de gestión de activos».

Esta norma define la gestión de activos como «la actividad coordinada de una organización para obtener valor de sus activos», donde:

  1. Un activo es un objeto, cosa o entidad que tiene valor potencial o real para una organización.
  2. La obtención del valor implica normalmente un equilibrio entre costes, riesgos, oportunidades y beneficios de rendimiento.
  3. El término «actividad» tiene un significado amplio y puede incluir, por ejemplo, el enfoque, la planificación, los planes y su ejecución. 

En otras palabras, la gestión de activos va más allá de hacer lo necesario para mantenerlos funcionando adecuadamente. Como lo indica Moore en su artículo, el mantenimiento es sólo un elemento de la gestión de activos.

Claramente, se refiere a una gestión holística que se vale de los activos para entregar valor y alcanzar los objetivos principales de la organización.

Con esto en mente, queda claro que se trata de un enfoque sistemático para gestionar activos físicos, virtuales e incluso humanos con el fin de maximizar su valor a lo largo del tiempo. Este enfoque implica comprender cómo se utilizan estos activos, quién los utiliza y cuándo es necesario sustituirlos o actualizarlos. Por otro lado, la gestión de activos también implica el seguimiento del rendimiento operativo de cada activo a lo largo del tiempo con el fin de identificar áreas de mejora.

Principales beneficios de la gestión de activos

De acuerdo con la cláusula 2.2 de la norma ISO 55000, los beneficios de la gestión de activos son los siguientes:

  • Rendimiento financiero mejorado
  • Decisiones informadas de inversión en activos
  • Riesgos mejor gestionados
  • Servicios y productos finales mejorados
  • Responsabilidad social
  • Cumplimiento con las normativas
  • Mejor reputación empresarial
  • Sostenibilidad organizacional mejorada
  • Mayor eficiencia y efectividad.

Sin embargo, a esta lista de beneficios podemos agregar algunos detalles. Por ejemplo, es importante tener en cuenta que históricamente la gestión de activos ha sido enfocada en el ahorro de dinero, como resultado de la reducción de costos de operación y mantenimiento, en conjunto con la mejora de la producción al aumentar la confiabilidad y la disponibilidad.

Pero esto último está más relacionado con la gestión de mantenimiento, que es sólo un elemento de la gestión de activos como ya lo mencionamos.

Por otro lado, la gestión de activos ofrece a las organizaciones la posibilidad de:

  • Gestionar de manera efectiva el valor entregado, los riesgos y la responsabilidad mediante una gobernanza mejorada, un mejor entendimiento y control de tus activos, lo que puede resultar en una mayor confianza por parte de tus clientes y auditores, así como de las primas de seguro menores;
  • Aumentar los niveles de seguridad personal y del proceso al reducir los riesgos de lesiones y/o eventos catastróficos;
  • Utilizar sus activos para mejorar su reputación y la percepción del público con respecto a la organización. Por ejemplo, en el sector de la hostelería, un diseño mejorado deriva en una mayor comodidad de los clientes, lo que a su vez resulta en una mayor cantidad de visitas y mayor rentabilidad;
  • Estandarizar y simplificar las plantas y los equipos instalados en ellas, lo que es vital para las grandes organizaciones para reducir los costos asociados con repuestos y otros suministros, así como los asociados con el entrenamiento y soporte del personal;
  • Entender mejor el rendimiento de sus activos gracias a la mejora de los datos recolectados y el análisis de dichos datos;
  • Gestionar mejor los servicios subcontratados a terceros;
  • Mejorar la asignación de presupuestos operacionales de manera efectiva en las diferentes unidades y divisiones de la organización. Esto se logra al facilitar una gestión cuantitativa, en base a evidencia objetiva, obtenida de los datos y el análisis de los mismos;
  • Asegurar la entrega de valor en lineamiento con los niveles de rendimiento y servicios acordados, el retorno de inversión (ROI) y/o retorno sobre los activos netos (RONA), el perfil del riesgo residual requerido; y la cuenta de ganancias, pérdidas y/o flujo de caja establecidos.
  • Mayor eficiencia y efectividad.

El mantenimiento predictivo como pieza clave de la gestión de activos

El mantenimiento predictivo es una herramienta importante para la gestión de activos. Permite a las organizaciones identificar y analizar los problemas potenciales de sus activos antes de que se conviertan en problemas graves.

Este tipo de mantenimiento utiliza diversas fuentes de datos, como el rendimiento histórico de los activos, los cambios ambientales y las nuevas tecnologías, para elaborar predicciones sobre el rendimiento futuro.

El mantenimiento predictivo puede ayudar a reducir el número de paradas no programadas, mejorar la eficiencia y reducir los costes asociados a reparaciones o sustituciones. Utilizando el análisis predictivo, las empresas pueden optimizar el coste del ciclo de vida de sus activos, mejorar la fiabilidad y prolongar la vida útil de los equipos.

Además, el enfoque predictivo ayuda a las organizaciones a comprender mejor cómo interactúan los componentes para formar un sistema fiable. Esto, a su vez, les permite detectar rápidamente pequeños cambios en las condiciones que podrían provocar un fallo, de modo que se puedan tomar medidas correctivas proactivas antes de que provoquen costosos tiempos de inactividad 

Finalmente, al usar la información obtenida por el análisis predictivo, las organizaciones pueden mejorar su toma de decisiones con respecto a futuras inversiones en nuevos equipos o tecnologías.

Gestión de activos con Fracttal

En este punto ya debes tener claro que este tipo de gestión requiere la integración de una serie de elementos que van desde los recursos humanos hasta las tecnologías más modernas e innovadoras para lograr los objetivos establecidos por tu organización.

Efectivamente, Fracttal pone a tu disposición el aspecto tecnológico y de innovación con el cual gestionar tus activos de manera eficiente será mucho más sencillo.

Entre otras cosas, el software de mantenimiento Fracttal One te permite integrar tu planificación (tareas pendientes) y tú ejecución (OTs) en una vista Kanban que agiliza tus operaciones con la posibilidad, además, de planificar todo en una vista de calendario o agenda.

Además te permite gestionar tus activos utilizando una visualización del plano de tu planta, mapa del sitio, imágenes o esquemas. Puedes gestionar diferentes tipos de activos, recursos humanos e instalaciones, organizándose de forma jerárquica en forma de árbol, lo que facilita ver cómo se relacionan las actividades asociadas con cada uno de ellos.

Podrás también implementar una gestión e identificación de activos con códigos QR y NFC que se generan automáticamente para luego imprimirlos y pegarlos sobre el activo correspondiente.

Para ir más allá de una simple gestión de mantenimiento, la gestión de activos con Fracttal One te permite una gestión documental para mantener un mayor control sobre el vencimiento de documentos y licencias, lo que garantiza que te mantengas en cumplimiento con las normativas correspondientes y así evitar la pérdida de estatus o reconocimiento de tu organización.

Pero la gestión de activos con Fracttal no termina allí. Descubre ahora todo lo que la Plataforma de Mantenimiento Inteligente de Fracttal puede ofrecerte para garantizar una gestión de activos eficiente.

Fracttal One

El mejor software de gestión de activos físicos

Descubre todo el potencial de Fracttal One en este vídeo o solicita una demo personalizada con nuestros expertos.

Fracttal One

El mejor software de gestión de activos físicos

Descubre todo el potencial de Fracttal One en este vídeo o solicita una demo personalizada con nuestros expertos.

La respuesta a las preguntas más frecuentes sobre gestión de activos

¿Qué es la gestión de activos en el mantenimiento?

La gestión de activos en el mantenimiento es el proceso de gestionar los activos físicos de una organización a lo largo de su ciclo de vida para asegurarse de que sean confiables, estén disponibles y sean rentables. Implica hacer un seguimiento, mantener y optimizar activos como equipos, maquinaria e instalaciones para maximizar su eficiencia y vida útil.

¿Por qué es importante la gestión de activos en el mantenimiento?

La gestión de activos es esencial en el mantenimiento porque ayuda a las organizaciones a reducir el tiempo de inactividad, minimizar los costos de reparación y prolongar la vida útil de sus activos. También permite a las organizaciones tomar decisiones informadas sobre cuándo reparar o reemplazar un activo, lo que puede ayudar a reducir los costos de mantenimiento generales y mejorar la eficiencia operativa.

¿Cuáles son algunas estrategias comunes de gestión de activos utilizadas en el mantenimiento?

Las estrategias comunes de gestión de activos utilizadas en el mantenimiento incluyen el mantenimiento preventivo, el mantenimiento predictivo, el mantenimiento basado en la condición y el mantenimiento centrado en la fiabilidad. Estas estrategias están diseñadas para asegurar que los activos estén bien mantenidos y funcionen eficientemente, al tiempo que se minimiza el tiempo de inactividad y los costos de reparación.

¿Cuáles son algunos indicadores clave de rendimiento (KPI) utilizados en la gestión de activos?

Los KPI utilizados en la gestión de activos incluyen el tiempo de actividad de los activos, el tiempo medio entre fallos (TMAF), el tiempo medio de reparación (TMR), la eficacia global del equipo (OEE) y el costo de mantenimiento como porcentaje del valor de los activos. Estas métricas pueden ayudar a las organizaciones a evaluar la efectividad de sus programas de mantenimiento e identificar áreas de mejora.

¿Cuáles son algunos desafíos comunes en la gestión de activos en el mantenimiento?

Los desafíos comunes en la gestión de activos en el mantenimiento incluyen la mala calidad de los datos, la falta de estandarización, los recursos limitados y los requisitos regulatorios cambiantes. Para abordar estos desafíos, las organizaciones deben invertir en tecnología y procesos que les permitan recopilar, analizar y actuar sobre los datos de activos en tiempo real. También deben establecer políticas y procedimientos claros de gestión de activos que se alineen con los requisitos regulatorios y las mejores prácticas.

Artículos de interés sobre Gestión de Activos

Consulta otros artículos de interés sobre gestión de activos en el blog de Fracttal.

Cómo las Herramientas de Diagnóstico Remoto están transformando el mantenimiento industrial

Leer más trending_flat

Análisis del Árbol de Fallas: Caso práctico para un motor eléctrico

Leer más trending_flat

Cómo los Gemelos Digitales están transformando el Mantenimiento Industrial

Leer más trending_flat

El Mantenimiento Inteligente
está al alcance de todos

Control, eficiencia y gestión para tu equipo de mantenimiento

machine