Software de gestión de activos: de la transformación digital a una buena política de gestión

¿Qué vas a encontrar en este artículo?

  1. La transformación digital en el proceso de gestión de activos
  2. Política de gestión de activos
  3. Jerarquía de activos
  4. Supervisión de activos
  5. Compra de software de gestión de activos

Todas las empresas tienen activos, y estos pueden tener diferentes formas. Existen activos tangibles como maquinaria y equipos; activos de transformación, como las materias primas que llegan a la empresa en una forma y salen de otra, por ejemplo los ingrediente para hacer productos alimenticios, o materiales como la madera que luego se somete a un proceso de fabricación para convertirse en muebles etc.

Además, hay activos que son menos tangibles, como el personal, los activos digitales o el efectivo en el banco. Muchos de estos activos deben gestionarse para el funcionamiento eficaz del negocio. Sin embargo, con una gama tan diversa de activos, que cubren muchos aspectos diferentes de las empresas, realizar un seguimiento de todo y garantizar que los activos reciben el mantenimiento adecuado u otra atención especial, en el momento apropiado, puede ser difícil. Aquí es donde entra en juego el software de gestión de activos, ofreciéndote control y una visión general clara de tus activos.    

La transformación digital en el proceso de gestión de activos

Los avances en tecnología y la conectividad han creado una revolución dentro del mundo de la gestión de activos. Los dispositivos conectados pueden emitir sus propios informes y recoger y analizar una gran cantidad de datos. La información puede enviarse a quien la necesite, de forma instantánea, independientemente de su localización.

Las tecnologías digitales permiten la supervisión de los activos a lo largo de su ciclo de vida. Esto se vuelve particularmente impresionante cuando no se trata de activos estáticos, sino de materiales que ingresan al ciclo de producción. Ser capaz de controlar estos activos durante tu actividad en los procesos comerciales, te proporciona un nivel increíble de trazabilidad. Cualquier activo importante puede supervisarse en tiempo real gracias a los últimos desarrollos tecnológicos, desde piezas de repuesto a ingredientes. 

Política de gestión de activos

Una efectiva estrategia de gestión de activos debe basarse en una política sólida y clara. Esta política debe establecer objetivos e identificar roles y responsabilidades. Una política de gestión de activos es esencial para alcanzar los requisitos de la norma ISO 5500 para la gestión de activos, por lo tanto, independientemente de que pienses que la necesitas o no, sin duda, es una buena práctica empresarial elaborar una política para tu empresa.

Esta política también transmite el mensaje de que el personal ejecutivo es consciente de la importancia de la gestión de activos, y no la descarta simplemente como competencia del equipo de mantenimiento. 

Jerarquía de activos

Una jerarquía de activos es un índice jerárquico de los activos. O para que quede más claro, un índice de tus activos, clasificados por sus componentes. En una relación entre padre e hijo debe entenderse qué partes dependen de otras. Si se entienden estas relaciones, tienes una imagen mucho mejor del impacto del fallo de una pieza y una comprensión más amplia de qué activos son esenciales y qué se puede desconectar sin afectar los procesos comerciales.

Esto permite una mejor programación del mantenimiento y las inspecciones, con menores interrupciones. Si se comprenden estas relaciones, se puede hacer un seguimiento de los fallos hasta la raíz del problema y eliminar las conjeturas para garantizar que se eviten problemas similares en el futuro. 

Es importante que esta jerarquía sea precisa, por lo que es aconsejable asignar la tarea de crear o añadir activos al sistema a los miembros del personal que mejor entiendan cada activo concreto. También es fundamental que todo el personal esté familiarizado con el sistema de jerarquía de activos para garantizar que se actualice cada vez que haya un cambio o se detecte un problema. Una jerarquía de activos es más funcional si es precisa y está completamente actualizada.

Supervisión de activos

El problema de la gestión de activos es que estos a menudo pueden moverse. Puedes tener varios locales y el equipamiento puede ir de un lugar a otro. Por ejemplo, los activos pueden moverse según su estado, como parte de un proceso de producción. Con el uso de un sistema informatizado de seguimiento de activos, puedes descubrir el paradero de cada activo que supervisas, fácil y simplemente utilizando una aplicación móvil.

Los activos pueden identificarse a través de chips RFID o mediante un sistema de códigos de barras. Por lo tanto, cuando necesitas localizar una pieza de repuesto o quieres saber dónde está el pedido de un cliente concreto, puedes averiguarlo al instante. 

Compra de software de gestión de activos

Cuando vayas a elegir un software de gestión de activos, vale la pena investigar y comprar el que funcione mejor con tu empresa. Querrás un producto que sea fácil de implementar y que pueda integrarse bien con tus sistemas actuales. Debes buscar un software que te ofrezca una indicación clara de que tu empresa se beneficiará con la mejora de la eficiencia y el aumento de la productividad.

Tu software de gestión de activos debe ser intuitivo para garantizar que tu personal pueda incorporarlo rápidamente, independientemente de su familiaridad con los procesos de TI y los dispositivos tecnológicos. Elige un software de gestión de activos que recoja tus datos y los guarde regularmente en la nube para garantizar que no pierdas información valiosa en caso de que tu ordenador falle o se pierda debido a un incendio, una inundación o un robo. Por último, debes elegir un sistema de gestión de activos que te ofrezca informes útiles y de gran calidad. 

Es evidente que el mundo de la gestión de activos está cambiando rápidamente. Las nuevas innovaciones tecnológicas presentan algunas oportunidades importantes que ofrecen muchos beneficios a todo tipo de empresas. Con la implementación de un software de gestión de activos, puedes mejorar tu eficiencia y ahorrar dinero.

El mantenimiento puede programarse fácilmente para que nunca se olvide. Esto reduce el tiempo de inactividad y los fallos inesperados.  Mejora la seguridad y garantiza que tu empresa cumple con todas las normativas. Con la supervisión de activos, puedes prevenir robos y reducir las reclamaciones de los clientes.

Además, con el análisis de datos, puedes realizar previsiones precisas para el futuro de la empresa. Estos pronósticos pueden ser increíblemente útiles para el proceso de toma de decisiones y te proporcionan la confianza de que tus decisiones se basan en hechos precisos y no en corazonadas o conjeturas.

Si quieres llevar tu empresa a una nueva era de la gestión de mantenimiento y de la tecnología de supervisión de activos, visita www.fracttal.com para echar un vistazo a la innovadora Plataforma Inteligente de Mantenimiento y obtén más información sobre el progreso del mantenimiento inteligente.  

   
arrow_back

Software de gestión de activos: de la transformación digital a una buena política de gestión

¿Qué vas a encontrar en este artículo?

  1. La transformación digital en el proceso de gestión de activos
  2. Política de gestión de activos
  3. Jerarquía de activos
  4. Supervisión de activos
  5. Compra de software de gestión de activos

Todas las empresas tienen activos, y estos pueden tener diferentes formas. Existen activos tangibles como maquinaria y equipos; activos de transformación, como las materias primas que llegan a la empresa en una forma y salen de otra, por ejemplo los ingrediente para hacer productos alimenticios, o materiales como la madera que luego se somete a un proceso de fabricación para convertirse en muebles etc.

Además, hay activos que son menos tangibles, como el personal, los activos digitales o el efectivo en el banco. Muchos de estos activos deben gestionarse para el funcionamiento eficaz del negocio. Sin embargo, con una gama tan diversa de activos, que cubren muchos aspectos diferentes de las empresas, realizar un seguimiento de todo y garantizar que los activos reciben el mantenimiento adecuado u otra atención especial, en el momento apropiado, puede ser difícil. Aquí es donde entra en juego el software de gestión de activos, ofreciéndote control y una visión general clara de tus activos.    

La transformación digital en el proceso de gestión de activos

Los avances en tecnología y la conectividad han creado una revolución dentro del mundo de la gestión de activos. Los dispositivos conectados pueden emitir sus propios informes y recoger y analizar una gran cantidad de datos. La información puede enviarse a quien la necesite, de forma instantánea, independientemente de su localización.

Las tecnologías digitales permiten la supervisión de los activos a lo largo de su ciclo de vida. Esto se vuelve particularmente impresionante cuando no se trata de activos estáticos, sino de materiales que ingresan al ciclo de producción. Ser capaz de controlar estos activos durante tu actividad en los procesos comerciales, te proporciona un nivel increíble de trazabilidad. Cualquier activo importante puede supervisarse en tiempo real gracias a los últimos desarrollos tecnológicos, desde piezas de repuesto a ingredientes. 

Política de gestión de activos

Una efectiva estrategia de gestión de activos debe basarse en una política sólida y clara. Esta política debe establecer objetivos e identificar roles y responsabilidades. Una política de gestión de activos es esencial para alcanzar los requisitos de la norma ISO 5500 para la gestión de activos, por lo tanto, independientemente de que pienses que la necesitas o no, sin duda, es una buena práctica empresarial elaborar una política para tu empresa.

Esta política también transmite el mensaje de que el personal ejecutivo es consciente de la importancia de la gestión de activos, y no la descarta simplemente como competencia del equipo de mantenimiento. 

Jerarquía de activos

Una jerarquía de activos es un índice jerárquico de los activos. O para que quede más claro, un índice de tus activos, clasificados por sus componentes. En una relación entre padre e hijo debe entenderse qué partes dependen de otras. Si se entienden estas relaciones, tienes una imagen mucho mejor del impacto del fallo de una pieza y una comprensión más amplia de qué activos son esenciales y qué se puede desconectar sin afectar los procesos comerciales.

Esto permite una mejor programación del mantenimiento y las inspecciones, con menores interrupciones. Si se comprenden estas relaciones, se puede hacer un seguimiento de los fallos hasta la raíz del problema y eliminar las conjeturas para garantizar que se eviten problemas similares en el futuro. 

Es importante que esta jerarquía sea precisa, por lo que es aconsejable asignar la tarea de crear o añadir activos al sistema a los miembros del personal que mejor entiendan cada activo concreto. También es fundamental que todo el personal esté familiarizado con el sistema de jerarquía de activos para garantizar que se actualice cada vez que haya un cambio o se detecte un problema. Una jerarquía de activos es más funcional si es precisa y está completamente actualizada.

Supervisión de activos

El problema de la gestión de activos es que estos a menudo pueden moverse. Puedes tener varios locales y el equipamiento puede ir de un lugar a otro. Por ejemplo, los activos pueden moverse según su estado, como parte de un proceso de producción. Con el uso de un sistema informatizado de seguimiento de activos, puedes descubrir el paradero de cada activo que supervisas, fácil y simplemente utilizando una aplicación móvil.

Los activos pueden identificarse a través de chips RFID o mediante un sistema de códigos de barras. Por lo tanto, cuando necesitas localizar una pieza de repuesto o quieres saber dónde está el pedido de un cliente concreto, puedes averiguarlo al instante. 

Compra de software de gestión de activos

Cuando vayas a elegir un software de gestión de activos, vale la pena investigar y comprar el que funcione mejor con tu empresa. Querrás un producto que sea fácil de implementar y que pueda integrarse bien con tus sistemas actuales. Debes buscar un software que te ofrezca una indicación clara de que tu empresa se beneficiará con la mejora de la eficiencia y el aumento de la productividad.

Tu software de gestión de activos debe ser intuitivo para garantizar que tu personal pueda incorporarlo rápidamente, independientemente de su familiaridad con los procesos de TI y los dispositivos tecnológicos. Elige un software de gestión de activos que recoja tus datos y los guarde regularmente en la nube para garantizar que no pierdas información valiosa en caso de que tu ordenador falle o se pierda debido a un incendio, una inundación o un robo. Por último, debes elegir un sistema de gestión de activos que te ofrezca informes útiles y de gran calidad. 

Es evidente que el mundo de la gestión de activos está cambiando rápidamente. Las nuevas innovaciones tecnológicas presentan algunas oportunidades importantes que ofrecen muchos beneficios a todo tipo de empresas. Con la implementación de un software de gestión de activos, puedes mejorar tu eficiencia y ahorrar dinero.

El mantenimiento puede programarse fácilmente para que nunca se olvide. Esto reduce el tiempo de inactividad y los fallos inesperados.  Mejora la seguridad y garantiza que tu empresa cumple con todas las normativas. Con la supervisión de activos, puedes prevenir robos y reducir las reclamaciones de los clientes.

Además, con el análisis de datos, puedes realizar previsiones precisas para el futuro de la empresa. Estos pronósticos pueden ser increíblemente útiles para el proceso de toma de decisiones y te proporcionan la confianza de que tus decisiones se basan en hechos precisos y no en corazonadas o conjeturas.

Si quieres llevar tu empresa a una nueva era de la gestión de mantenimiento y de la tecnología de supervisión de activos, visita www.fracttal.com para echar un vistazo a la innovadora Plataforma Inteligente de Mantenimiento y obtén más información sobre el progreso del mantenimiento inteligente.