arrow_back

Analítica avanzada y la búsqueda de los datos perdidos

Predictto local_offer

Las nuevas herramientas para el descubrimiento de la información detrás de los datos.

En los años 50 Joseph Froomkin, economista de IBM, afirmó que la automatización nos llevaría a tener que trabajar tan solo 20 horas por semana. Actualmente tenemos la automatización sin embargo nuestros horarios de trabajo permanecen cerca del doble dicha cifra, esta es la evidencia de como los impactos de la tecnología sobre la sociedad humana no suelen ser predecibles, o de como nosotros mismos nos encargamos de sabotear dichas predicciones.  

Actualmente la inteligencia artificial (IA) ha ocupado un lugar central dentro del discurso tecnológico y se ha acoplado a tantos aspectos de nuestra vida que comenzamos a perder de vista que están ahí en cada búsqueda de internet, en cada interacción en redes sociales, en las recomendaciones dentro de los sistemas de compra y en las transacciones bancarias cuando compramos.  En esta explosión de sistemas inteligentes aparecen profecías como la del director de tecnología de Google, Ray Kurzweil: “la inteligencia artificial llegará a niveles humanos para el 2029” y dentro de todo este nuevo universo apenas hemos tenido el tiempo para ver cuál es nuestro rol dentro de un mundo inmerso en millones de IA a nuestro alrededor. 

La IA no es super poderosa 

Los desarrollos en inteligencia artificial han sido asombrosos en los últimos 20 logrando resultados que eran propios de los seres humanos como reconocer rostros o interpretar la voz humana, sin embargo y por más asombroso que parezca, hemos logrado que máquinas realicen tareas que un niño de 3 años ya está en capacidad de hacer. La expansión de la IA no viene entonces de la complejidad de las tareas sino de la enorme capacidad de los sistemas actuales para el procesamiento de una gran cantidad de características de forma simultánea.  

Un sistema de IA bien diseñado es estadísticamente preciso (subrayando estadísticamente) puede generar buenos resultados en un alto porcentaje, pero siempre habrá una pequeña tasa de errores que no suele ser problemática si se trata de averiguar cuál es el sabor de helado más popular, pero sí en aplicaciones médicas o industriales donde una decisión puede costar vidas o millones de dólares. Debemos recordar que las IA son máquinas perfectas creadas y entrenadas por seres humanos imperfectos. 

predictoo_ai_foto

La verdadera limitación de la IA la encontramos al usarla para la toma de decisiones. Un sistema de inteligencia artificial puede verse como una ecuación matemática increíblemente compleja que usamos, pero no ha sido creada por nosotros ni sabemos cómo funciona, esto se ilustra con el reciente anuncio de venta de la división de salud de Watson, la IA de IBM, debido a la falta de rentabilidad y la necesidad de los médicos no sólo de obtener resultados sino del porqué de los resultados obtenidos, la opacidad del funcionamiento de la mayoría de IA las hacen útiles realizar tareas simples que podrían hacer personas comunes (con suficiente cantidad de tiempo y personas), pero en aquellas donde la responsabilidad personal resulta crítica las IA no son más que herramientas para acelerar el proceso de descarte de malas y obvias alternativas. 

La estadística no es un periódico de ayer 

El avance de la IA pareciera relegar a aquellos profesionales de la matemática y la estadística que por años han realizado el trabajo de analizar grandes volúmenes de datos, pero nada más lejos de la realidad, la estadística puede hallar correlaciones, inferir causalidades, probar hipótesis y ser la base de cualquier decisión que requiera un grado de certeza, las limitaciones de la estadística se encuentran en que existen múltiples métodos para resolver un solo problema, todo depende del criterio y las asunciones que debemos hacer y este tipo de decisiones requieren un experto en la materia. Sin embargo, la capacidad de elaborar conclusiones de forma objetiva resulta tan importante que ha sido la herramienta de evaluación de casi todos los desarrollos científicos del último siglo. 

Los humanos interpretamos la realidad entre blancos y negros, la que desafortunadamente está plagada de grises. La estadística es la ciencia que permite inferir los errores que cometeremos al convertir la realidad en esa fantasía humana que son las categorías y que nos ayudan transformar la complejidad en una simplicidad digerible, por eso permite la toma de decisiones y la comprensión de la realidad incluyendo la imposibilidad de tener toda la información necesaria para interpretarla. Nuevas herramientas estadísticas siguen popularizándose entre los científicos como son los procesos estocásticos que ven la realidad como series de tiempo que incorporan la aleatoriedad en cada instante o la estadística bayesiana que incorpora dentro de las mediciones el grado de certeza o conocimiento que el investigador tiene sobre algo, estos avances se han venido introduciendo en los sistemas actuales de análisis de mantenimiento particularmente en el análisis de confiabilidad. 

Dos mejor que uno 

¿Deberíamos escoger el confiable análisis estadístico o la revolucionaria inteligencia artificial? No se necesita escoger, después de todo la inteligencia artificial tiene un pie en las ciencias de la computación y otro en las matemáticas por lo que no resulta particularmente difícil combinarla con la estadística si se realiza con cuidado. Los desarrollos actuales deberían enfocarse en seleccionar las herramientas pertinentes para cada problema, combinando la potencia computacional de la IA con el soporte de toma de decisiones de la estadística.  

El panorama para la industria del mantenimiento avizora una convergencia entre dos tecnologías que hoy parecen competir, los paquetes de análisis estadísticos y los sistemas de mantenimiento predictivo basados en IA, para la elaboración de modelos de confiabilidad sencillos de gestionar y altamente significativos para tomar decisiones. Al final, los seres humanos siempre seremos el último eslabón en la cadena de la toma de decisiones, después de todo si estos sistemas lograran llegar al nivel de la inteligencia humana, con la humana capacidad de fallar y cometer sesgos, que sería de nosotros si no tuviésemos a quien demandar. 


firma juan

Te invitamos a revisar el curso: IoT y el mantenimiento predictivo.  Conoce de forma sencilla cada uno de los aspectos básicos de esta nueva era del mantenimiento 4.0 ¡Ingresa aquí!