Suscríbete para actualizaciones y noticias de fracttal

Cloud Computing - Nuevas tendencias paradigmáticas

La revolución tecnológica, constituye cada vez más un paradigma de innovación, cambio y transformación que permea tanto la vida personal/familiar/cotidiana, como el ámbito empresarial /organizacional. Tal vorágine de transformaciones,  se nuclea en torno a la expansión creciente de la información, posicionándonos en la sociedad de la información o cibersociedad, caracterizada por la generación de una cantidad impresionante de información digital traducida en documentos electrónicos, libros, video blogs, redes sociales, enciclopedias digitales, revistas, álbumes de fotos, es decir un sin fin de archivos que necesitan almacenarse en alguna parte.

Dicho almacenamiento que tradicionalmente había sido físico, se está sustituyendo por una nueva arquitectura denominada informática en la nube, o computación en la nube o nube de conceptos, (Cloud Computing) basada principalmente en el gran desarrollo de internet. Básicamente lo que esta tecnología propone, es el aprovechamiento de las ventajas que brinda la internet para acceder tanto a recursos físicos (de Hardware), como de software, que no necesariamente tienen que estar presentes en el equipo que se usa. La computación en nube es entones, una virtualización de los recursos informáticos que intentan optimizar su uso y disminuir costos de infraestructura.

En sintonía con lo precedente, la computación en la nube es un modelo centrado en el uso de internet,  ya no como simple proveedor de contenidos, sino como proveedor de servicios apoyándose en las posibilidades que da la virtualización; de esta manera la computación en nube, facilita la configuración de un nuevo sistema de ordenamiento, al centralizar la información que antes estaba dispersa en cada uno de los sistemas de computo personales.

También podemos definir a la computación en nube, como el conjunto infinito de servicios de información, desplegados en centros de datos a lo largo de todo el mundo, donde se almacenan millones de aplicaciones Web y enormes cantidades de datos (big data) a disposición de miles de organizaciones y empresas, además de miles de cuentas de usuarios que ejecutan los programas y aplicaciones de software almacenadas en dichos servicios. En esencia, la nube proporciona a los usuarios, organizaciones o empresas, casi todas las actividades fundamentales de la informática que se pueden necesitar, tales como aplicaciones de software, plataformas informáticas e infraestructuras tecnológicas. El nombre de computación en nube, fue inspirado por el símbolo de nube que se utiliza a menudo para representar a internet en imágenes y diagramas de flujo.

Ahora bien, históricamente el concepto fundamental de “la nube”, o la entrega de los recursos informáticos a través de una red global tiene sus raíces en los años sesenta. La idea de una “red de computadoras intergaláctica”, la introdujo JCR Licklider, cuya visión era que todo el mundo pudiese estar interconectado y poder acceder a los programas y datos desde cualquier lugar. Otros expertos atribuyen el concepto científico de la computación en nube al Prof. John Mc Carthy, quien propuso la idea de la computación como un servicio público, al sugerir que la tecnología de computación de tiempo compartido  puede conducir a un futuro  donde el poder de la computación o el de algunas aplicaciones específicas,  puedan distribuirse a través  de un modelo especifico de negocios.

Uno de los primeros hitos de la computación en la nube, es la llegada de salesfore.com, que fue pionero en el concepto de entrega de soluciones empresariales B2B a través de una aplicación web. Salesforce, allano el camino para que tanto especialistas como empresas tradicionales de software,  pudiesen publicar sus aplicaciones a través de internet.  El siguiente desarrollo fue Amazon Web Services en el año 2002, que prevé un conjunto de servicios basados en la nube, incluyendo almacenamiento, computación e incluso la inteligencia humana a través del Amazon Mechanical Turk. Posteriormente en el año 2006, Amazon lanzo su Elastic Compute Cloud (EC2) como un servicio comercial que permitío a las pequeñas empresas y a los particulares, alquilar equipos en los que se ejecutan sus propias aplicaciones informáticas.

Otro hito importante se produjo en el año 2009, cuando Google y otras empresas empezaron a ofrecer aplicaciones basadas en un navegador. De allí en adelante, otros factores que han posibilitado la evolución de la computación en la nube, han sido las tecnologías de virtualización, el desarrollo del ancho de banda (que permite realizar conexiones entre ordenadores a velocidades nunca vistas) y la proliferación de dispositivos móviles de todo tipo con acceso a internet. Lo expuesto, ha favorecido el almacenamiento en línea o almacenamiento Web lo que implica impacto social o económico traducido en ahorro del espacio físico, inversión económica y gestión tecnológica. En otras palabras, los altos cotos de infraestructura y mantenimiento para la utilización de software tienden a desaparecer.

Los servicios de la computación en nube, se dividen en tres grandes categorías: Infraestructura como servicio (IaaS), plataforma como servicio (PaaS) y el software como servicio (SaaS). En referencia a la Infraestructura como servicio (IaaS),  cabe destacar que con este modelo se puede configurar una plataforma TI que esté disponible inmediatamente, no hay que esperar por la llegada de equipos y la habilitación del data center, que es elástica, es decir, crece y decrece según se necesite; Con respecto a la plataforma como servicio (PaaS), puede decirse que está enfocado principalmente a empresas (o personas) que desarrollan software o servicios Web. Los proveedores de (PaaS), ofrecen a sus clientes la plataforma para que sus aplicaciones se ejecuten y suprimen la complejidad de la instalación, configuración, administración y escalabilidad de la plataforma.

En referencia al  software como servicio (SaaS), interesa subrayar que  es un modelo de negocio que sonó muy fuerte en los años noventa, pero con otro nombre (AsP) Aplication Service Provider. Ahora bajo el nombre (SaaS) su modelo es similar, el software corre en los servidores de la empresa que lo desarrolla y los usuarios acceden de forma remota a través de internet. Está enfocado tanto a negocios como a consumidores finales. Es decir, las aplicaciones de software se utilizan, desde de la nube y ejecutándose directamente, sin necesidad de instalación, mantenimiento o actualización.  El software como servicio, es un modelo de distribución de software en el que las aplicaciones están disponibles para los clientes sobre una red, típicamente internet.

Las nubes pueden ser privadas, públicas o hibridas: la pública es la que vende servicios de internet a cualquier usuario, es decir son propiedad de otro proveedor de servicios en la nube, que las administra y ofrece sus servicios informáticos, como servidores y almacenamiento, a través de internet. Con una nube publica, todo el hardware, software y demás componentes de la infraestructura subyacente son propiedad del proveedor en la nube, que también los administra. En este caso, los servicios son proporcionados por el proveedor, pero son compartidos por diferentes clientes.

Las nubes privadas son una red o centro de datos que pertenece a una organización y que ofrece servicios de hosting a un número limitado de personas, cuando el proveedor de servicios usa recursos de nubes públicas para crear su nube privada, el resultado se denomina nube privada virtual. De esta manera, los servicios son contratados de modo exclusivo por el cliente sin compartirse con otros clientes. Una nube privada hace referencia a recursos informáticos en la nube, que utiliza exclusivamente una empresa u organización. En este tipo de nube, los servicios y la infraestructura se mantienen en una red privada.

En la nube hibrida, parte de los servidores residen en la nube pública y parte en la privada. En este caso, los servicios generales y de uso común de la empresa se instalan en la nube pública y los recursos críticos en la privada. Ahora bien, al permitir el movimiento de datos y aplicaciones entre nubes públicas y privadas, la nube hibrida aporta a las empresas una flexibilidad mayor y más opciones de implementación. Sea privada o pública, el objetivo de la computación en la nube, es ofrecer acceso a recursos de computación y servicios de forma sencilla y confiable.

Otra de las ventajas de  Cloud Computing es proporcionar mayor capacidad de adaptación, recuperación completa de perdida de datos y reducción al mínimo de los tiempos de inactividad. Una infraestructura 100% Cloud Computing, permite también al proveedor de contenidos o servicios en la nube prescindir de instalar cualquier tipo de software, ya que este es provisto por el proveedor de la infraestructura o la plataforma en la nube. Así, un gran beneficio de la computación en nube, es la simplicidad y el hecho de que requiera poca inversión.

Esta revolución tecnológica, está transformando la gestión empresarial/organizacional, generando cambios sustantivos y profundos en el modo de conocer, producir, comercializar, mantener y difundir /publicitar bienes o servicios.  Así, a medida que la nube vaya penetrando en la sociedad, cambiara la cosmovisión de la misma, hacia la sociedad ubicua , en la que estaremos conectados a la red en cualquier lugar, en cualquier momento y desde cualquier dispositivo, facilitando el acceso al conocimiento universal, que residirá en las inmensas bases de datos de la Web.  Como consecuencia, el contexto empresarial/organizacional  se está transformando en ámbitos abiertos y globales, que a su vez generaran cambios profundos en el modo de trabajar y el modo de los negocios.

Autor: Christian D. Struve
Fracttal.com Co-fundador y CEO

Solicita una demostración gratuita de Fracttal

  • Software Advice FrontRunners 2018
  • Software Advice FrontRunners 2019
  • Great User Experience 2018
  • Rising Star 2018
  • Capterra User Reviews
  • Compara Software
  • Source Forge Partner 2019
  • Source Forge Write a Review