arrow_back

Mantenimiento correctivo: ¿cómo anticiparnos a la falla?

El mantenimiento correctivo se refiere a toda operación u orden de trabajo (OT) realizada para restablecer el funcionamiento óptimo de maquinaria, instalaciones o cualquier activo que esté fallando. Por ejemplo, la sustitución de rodamientos o de piezas dañadas en el motor de algún equipo. 

Para ejecutarlo de manera acertada, más allá de saber qué es mantenimiento correctivo, debemos tener claro cuando se aplica, pues no se trata simplemente de reaccionar ante una falla inesperada.    

¿Cuándo se realiza el mantenimiento correctivo?  

En el plano técnico, la necesidad de acciones correctivas puede detectarse de diferentes maneras. Por ejemplo, un técnico de mantenimiento de sistemas puede notar una pieza degradada mientras desarrolla una inspección de rutina, o el operario de una máquina puede notar que está no está funcionando como se esperaba y alertar al encargado del área. 

Atendiendo a ello, es posible establecer una clasificación de este tipo de mantenimiento en función del momento en que tomamos las medidas correctivas versus el instante en que detectamos la falla o problema:   

  1. Mantenimiento correctivo inmediato: operaciones que tienen lugar inmediatamente después de la avería. 
  2. Mantenimiento correctivo diferido: acciones que se posponen (programan) atendiendo a diferentes razones: no hay técnicos disponibles, las piezas de recambio no están disponibles, el daño requiere un especialista, corregir la falla no es urgente, realizar las operaciones sale muy costoso. 

También podemos clasificarlo en función del plan de mantenimiento industrial de la empresa: 

  1. Mantenimiento correctivo programado: decidimos deliberadamente realizar una acción correctiva cuando una máquina falla, dejando que funcione hasta el momento de la avería. Esto porque, luego de un análisis profundo de costo-beneficio, no vale la pena invertir demasiado tiempo y recursos en mantenimiento preventivo (inspecciones y reajustes periódicos) o predictiva (en función del estado técnico real del equipo, conocido mediante la medición de parámetros). 
  2. Mantenimiento correctivo no programado: es una estrategia más reactiva. Sucede cuando se presentan averías inesperadas, siendo indispensable la reparación del equipo para no comprometer la continuidad de las operaciones. 

En concreto, aplicamos el mantenimiento correctivo cuando se presentan fallas o averías, ya sea de forma inmediata o posterior, atendiendo a la urgencia de la reparación y la disponibilidad de tiempo y recursos.  

Por qué es mejor el mantenimiento preventivo 

Tener claro qué es mantenimiento correctivo y cuándo se realiza es indispensable para todo plan de gestión de activos, entendiendo que existen objetivos y compromisos por cumplir para los cuales es clave el funcionamiento de determinadas maquinarias o equipos. 

Es importante señalar que su ejecución en lugar del mantenimiento preventivo o predictivo debe realizarse solo cuando es absolutamente necesario, y dependiendo de diferentes factores como la importancia de los activos para las operaciones diarias, el costo del tiempo de inactividad, la facilidad de reparación, etc. 

En un plan de mantenimiento de sistemas y activos eficiente, tanto el mantenimiento preventivo como el predictivo, deben prevalecer sobre el correctivo. De esa manera evitamos la incertidumbre e impredecibilidad, daños más costosos y tiempos de inactividad muy prolongados.  

Consideremos que los períodos de inactividad afectan directamente a la capacidad productiva del negocio. Además, los mantenimientos predictivos y/o preventivos nos ayudan a alargar la vida útil de los activos y, por lo tanto, a proteger el patrimonio de la empresa.  

Con Fracttal One, software de gestión de mantenimiento alojado en la nube, puedes implementar un plan de mantenimiento que contemple acciones preventivas, predictivas y correctivas en función de las características específicas de tus activos.  

Es muy fácil de usar y te permite, entre otras cosas, enviar órdenes de trabajo directamente a los técnicos, acceder a reportes diarios y medir variables de los equipos mediante sensores IoT. Así, podrás optimizar al máximo la gestión de los activos en tu negocio, incrementando la productividad y rentabilidad de las operaciones.