Suscríbete para actualizaciones y noticias de fracttal

¿Qué es la matriz de criticidad y cuál es su importancia?

Las empresas están formadas por conjuntos de activos. Estos activos tienen la función de poder generar un retorno financiero significativo, cuando transforman los insumos en el producto final, sirviendo como soporte para que todo el proceso productivo suceda de manera efectiva, evitando costos innecesarios. Una de las actividades principales para la gestión de estos activos es sin lugar a dudas el mantenimiento. 

Una empresa que depende de sus activos para generar ingresos con fines de lucro, debe tener claro cuáles de sus activos son más críticos, los más comunes que se pueden citar son: vehículos, herramientas pesadas, computadoras, equipos telefónicos, muebles, etc. Todo lo que es vital para que el proceso de producción genere ingresos.

Supongamos que una empresa en un mercado determinado tiene más de 1.000 equipos en su cadena de activos y que estos están directamente relacionados con la producción y la facturación. Estos pueden ser de los más variados tipos, tamaños y formas constructivas, o incluso completamente diferentes, cada uno con sus características, por lo tanto, cada uno presentará una importancia particular para su uso dentro del proceso de producción.

Desde el punto de vista de asignación de recursos, en muchas oportunidades, no resulta práctico implementar las técnicas de mantenimiento más costosas a todos los activos empresariales, por lo que se hace necesario priorizar los activos.

Por esta razón, debido a las características individuales de que los activos se dividen en niveles de criticidad. Estos niveles son:

Nivel A: activos que son más importantes.

Nivel B: activos de importancia intermedia.

Nivel C. Activos que son menos importantes.

Adicionalmente se deben considerar los ámbitos diferentes a los cuales impacta el activo en cuestión, por lo que también se deben incluir en la matriz. Algunos ejemplos de preguntas que debemos realizar para evaluar la criticidad en estas verticales son: 

  • Producción: ¿El activo detiene la producción de la empresa? ¿El equipo es parte de un sistema que tiene respaldo o se puede operar sin que esté disponible?
  • Seguridad: en caso de falla, ¿Puede afectar la salud de las personas involucradas en su operación o incluso de las comunidades adyacentes a la empresa? ¿Se encuentra en altura o en un espacio confinado? ¿Maneja sustancias tóxicas o peligrosas para las personas y otros activos?.
  • Mantenibilidad: ¿Es sencillo devolver el activo a su operación normal? ¿Los repuestos y operaciones de mantenimiento son costosas? ¿Cual es el MTTR (Tiempo Medio de Reparación del Equipo? ¿Cuál es el MTBF (Tiempo Medio Entre Fallas)?
  • Medio Ambiente: ¿El equipo puede causar daños ambientales como derrames, efluentes o gases?
  • Finanzas: ¿Se incurren en multas si el equipo no está disponible? ¿Cuál es la vida útil calculada y en que periodo se encuentra el activo? ¿Como se deprecia?

Una vez resueltas todas estas dudas podemos ponderar cada una de las categorías y obtener un resultado que nos permita organizar la prioridad y el foco de mantenimiento que debe darse a cada activo de la organización.

Si aún no conoces Fracttal, te invitamos a solicitar tu demo gratis y consultar sobre nuestros diferentes planes y servicios.