Microsoft
microsoft-mobile
Solicitar demo
Probar ahora
Solicitar demo
Probar ahora
    cerrar
    en

    English

    es

    Español

    pt

    Portugues

    cerrar

    Suscríbete para actualizaciones y noticias de fracttal

    ¿Cómo el mantenimiento preventivo ahorra dinero?

    El principio detrás del mantenimiento preventivo es claro; la mejor manera de reparar una avería es evitándola. Consiste en impedir, a través del mantenimiento esquemático y programado de los equipos, activos e instalaciones, que las fallas ocurran en primer lugar.

     

    Mantenimiento reactivo

    Antes de comprender cuán absolutamente indispensable es para tu empresa adoptar el enfoque del mantenimiento preventivo, y de qué manera esto le ayudará a ahorrar tiempo y dinero, establezcamos lo siguiente: el enfoque reactivo del mantenimiento sigue y seguirá siendo importante para la mayoría de las empresas, sin importar la complejidad de sus equipos, cuán costosos sean o qué tan importante sea el volumen de sus líneas de producción.

    Esto significa que, aún cuando predomine la gestión preventiva de los activos, las empresas deben seguir siendo capaces de:

    • Comprender que las averías imprevistas siempre pueden suceder, aunque reduzcamos a su mínima expresión las probabilidades de que ocurran.
    • Conservar la habilidad de reaccionar adecuada y rápidamente para solventarlas.
    • Contar con las herramientas tecnológicas que nos ayuden a realizar un análisis de Efectos de Modo de Fallo y Análisis de Criticidad (FMECA), permitiéndonos conocer qué falló, por qué falló y qué acciones correctivas tomar, además del costo de dicha avería en términos de recursos humanos, repuestos y herramientas, y servicios externos.
    • Saber qué tan grave es el peor de los escenarios, en caso de ocurrir dicha avería (análisis de riesgos).

    Con un análisis histórico, es posible conocer el costo de una potencial avería y determinar la gravedad del peor de los escenarios. Esto es determinante para poder tomar decisiones acertadas, por ejemplo, respecto a situaciones en las que es incluso preferible y más económico, permitir que una falla ocurra para luego hacer sus correcciones.

    Tal es el caso, por ejemplo, de las bombas eléctricas o la sustitución de bombillos en las instalaciones de una empresa. En el primer caso, es innecesario realizar mantenimiento preventivo alguno. Simplemente, se hace uso del activo hasta que deja de funcionar para proceder, o bien a reemplazar la pieza o el activo por completo. En el segundo caso es evidente; reemplazar un bombillo, luz, bombilla o ampolleta después de haberse dañado, no trae mayores pérdidas ni paros en la productividad, mientras que desecharlo antes de terminar su vida útil para reemplazarlo por uno nuevo, implica desincorporarlo cuando aún se puede obtener de él, valor a cambio de su costo.

    En ambos casos, el mantenimiento preventivo implica gastos innecesarios para una empresa, y como estos, hay muchos ejemplos particulares que deben identificarse de acuerdo al caso y activos específicos de cada organización.

     

    Mantenimiento preventivo

    El mantenimiento preventivo es una actividad administrativa y práctica, que se ocupa de planificar, ejecutar y controlar todas las tareas orientadas a mantener los equipos, instalaciones y activos en general, funcionando en óptimas condiciones, evitando con ello tiempo de parada no planificado, y reduciendo al mínimo las reparaciones reactivas inesperadas.

    Existen varias formas en las que este enfoque definitivamente ayudará a empresas de cualquier sector productivo, a ahorrar tiempo y dinero, dos de sus activos más valiosos. Entre ellas podemos destacar:

    • Incrementa la vida útil de los activos: cuando los equipos trabajan en óptimas condiciones, porque cuentan con todos los cuidados necesarios y las piezas en buen estado para hacerlo, se encuentran menos sujetos al desgaste que ocurre naturalmente por el uso. Esto, sin duda, ayudará a expandir su vida útil, y a la empresa a obtener una mejor relación costo beneficio. A mayor vida útil, mayores son las utilidades y el retorno de la inversión.
    • Reduce los costos asociados al mantenimiento reactivo: aún cuando, tal y como hemos establecido, el mantenimiento reactivo no es siempre la peor de las alternativas, resultando a veces incluso preferible al mantenimiento preventivo, es importante saber que, en la gran mayoría de los casos, cuando se trata de equipos complejos de un alto volumen de productividad, sí resulta absolutamente necesario evitarlo. Esto se debe a que los daños al propio equipo o las pérdidas por tiempo de parada, suelen superar por mucho el esfuerzo, los recursos y el tiempo invertido en realizar las tareas de mantenimiento preventivo con regularidad.
    • Incrementa la eficiencia operacional: son muchos los equipos que pueden seguir funcionando y cubriendo sus horas y cuotas de productividad, aún cuando no se encuentran en óptimas condiciones. Supongamos que el filtro de un equipo se ha dañado, o que alguna de sus piezas necesita lubricación. Aunque ello no suponga que el equipo vaya necesariamente a sufrir una parada de manera inmediata, sí que estará trabajando de manera forzada y, por lo tanto, menos eficiente. Esto le hará consumir más energía, disminuir poco a poco su tasa de producción y, muy probablemente, emanar mayor cantidad de desechos ambientales. Nada de esto ocurre cuando se cumplen con regularidad las tareas de mantenimiento preventivo. Cuando los equipos funcionan óptimamente, producen más, consumen menos recursos y contaminan menos.
    • Reduce los tiempos de parada no programada: un minuto, una hora, un día de parada no programada en un equipo, implica pérdidas económicas tanto en la línea de producción como en las horas inactivas de trabajo durante las que los técnicos y operarios se ven obligados simplemente a esperar que la eventualidad sea solventada. Es entonces cuando la expresión el tiempo es dinero, adquiere una connotación literal. Cuando estos tiempos se reducen al mínimo, la empresa está obteniendo mayor retorno productivo de sus activos y recursos humanos.
    • Mejor servicio al consumidor: cuando los equipos funcionan de manera óptima, los productos y servicios ofrecidos a los consumidores y clientes serán de mejor calidad, porque se está cumpliendo con los mejores estándares de producción. Al ofrecer productos de calidad, la empresa será capaz de mantener satisfecha a la clientela, aumentando así sus ventas. Los consumidores y clientes satisfechos, son fieles al producto y a la marca que les brinda una mejor experiencia.

     

    Software CMMS/EAM para el mantenimiento preventivo

    La gestión preventiva del mantenimiento es una actividad administrativa compleja, que supone la coordinación de diversos elementos, y la planificación y ejecución de actividades relativas a la limpieza, lubricación, ajuste, reparación y reemplazo de partes. Ello a su vez implica:

    • Precisión en el calculo de fechas para la planificación de tareas.
    • Puntualidad en la realización de dichas tareas.
    • Almacenamiento y acceso práctico a importantes cantidades de datos e información sobre historiales, procedimientos, fechas de caducidad, garantías, materiales, instrucciones, etc.

    Por lo tanto, la transición desde un enfoque correctivo no controlado de la gestión de activos y mantenimiento, basado en atacar la falla luego de una ocurrencia, hacia uno preventivo, centrado en evitar las causas del problema y resolver la falla desde su raíz, es imposible si se continúa utilizando para ello herramientas rudimentarias de gestión, tales como el papel y lápiz e incluso la hoja de cálculo.

    En tal sentido, dinamizar la gestión de activos de nuestra empresa y adoptar un enfoque mucho más proactivo, depende de elegir las mejores y más modernas herramientas tecnológicas, que nos ayuden a ejecutarla de manera organizada y sencilla. Tal es el caso de Fracttal, el software de gestión de activos físicos y mantenimiento que te ayuda a:

    • Almacenar de manera organizada y sencilla todos los datos y la información vital de los activos de tu empresa.
    • Acceder de manera simple a toda esta información, que facilita la planificación de fechas y tareas de mantenimiento.
    • Programar notificaciones y alertas, que se envían de manera automática a diferentes grupos de trabajo, avisando que ha llegado el momento de ejecutar una tarea de mantenimiento.
    • Programar notificaciones automáticas para informar a los integrantes de diferentes grupos de trabajo sobre la proximidad de fechas de caducidad de garantías.
    • Tener visibilidad clara sobre quién responde a un aviso de tarea, sobre la velocidad de respuesta y sobre las tareas pendientes y las completadas.
    • Trazabilidad de la data, al registrar de manera automática la hora en que una orden de trabajo fue emitida, recibida y ejecutada.
    • Agilizar la documentación de niveles de inventario, con detalles de partes piezas y ubicación en tiempo real.
    • Integrar coherentemente la información, de manera que facilite la toma de decisiones y, con ello, el uso eficiente de los recursos.

    Si bien, Fracttal es la herramienta ideal para ayudar a tu empresa a ahorrar dinero mediante la implementación de un enfoque preventivo de la gestión de los activos físicos, también te ayuda a conservar la habilidad de reaccionar ante situaciones imprevistas de manera rápida y eficiente, porque es capaz de generar informes en tiempo real, con gráficas y toda la información relevante, para saber qué le está ocurriendo a tu equipo, por qué le está ocurriendo y los posibles cursos de acción para solventar la falla.

     

    Solicita una demostración gratuita de Fracttal

    • Software Advice FrontRunners 2018
    • Software Advice FrontRunners 2019
    • Great User Experience 2018
    • Rising Star 2018
    • Capterra User Reviews
    • Compara Software
    • Source Forge Partner 2019
    • Source Forge Write a Review